LAS OTRAS

Cuando las otras somos todas.

A partir de la tan famosa frase “es que no sos como las otras”, inicia el problema. Esa frase, que de forma aparentemente inocente intenta halagar a quien la recibe, expone uno de los síntomas que más cuestan a la sororidad: la competencia entre nosotras. Esta serie de fotos da cuenta de cómo, a pesar de estereotipos y la perpetuación de discursos de rivalidad, los límites se borran cuando aceptamos y abrazamos nuestras diferencias en colectivo. Cuando las otras somos todas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *