TEORÍA KING KONG

"Hay que olvidarse de ser dulce, agradable, servicial, hay que autorizarse dominar al otro, públicamente. Pasar de su consentimiento, ejercer el poder frontalmente, sin remilgos ni excusas, porque son escasos los contrincantes que os felicitarán por haberles ganado" Virginie Despentes, "Teoría King Kong"

Somos muchas. Plurales. Incluso yo misma soy y he sido muchas de ellas. Hasta controvertiendo lo establecido he podido cubrir una: la estereótipa alternativa. El tipo mujer blanca ideal me ha definido un no lugar, el no ser y existir como tal. A veces, ese tipo impidió reconocerme, disfrutar del sexo, saber en qué mujer devengo como madre, académica, estudiante, pero eso ya no sucede más, he iniciado por esbozar mi espejo.

No soy ni quiero ser reflejo de ningún otro cuerpo, porque me niego a juzgarle, quiero, en cambio, dibujarme allí, decidir en mí, acerca de mí- incluso de mi propio ‘fracaso’- declararme imperfecta, pero ligera, en todo caso, libre.

Lo escribió Alejandra Parra.