UN BEAU SOLEIL INTERIEUR

Un-beau-soleil-interieur-de-Claire-Denis-photo-5-1622x1080
En su más reciente largometraje, la consagrada directora Claire Denis construye un retrato psicológico de la protagonista, una artista y madre soltera que busca el amor.

Durante décadas, la ciencia ha estudiado la diferencia que existe entre los hombres y las mujeres. Algunas investigaciones concluyen que nuestras capacidades intelectuales son las mismas a pesar de que el funcionamiento de nuestro cerebro presenta variaciones. En cambio,
en lo que respecta a lo emocional, nuestra forma de asimilar la realidad es muy distinta. La representación cinematográfica de este contraste es la virtud principal de la película Un bello sol interior.

En su más reciente largometraje, la consagrada directora Claire Denis construye un retrato psicológico de la protagonista, una artista y madre soltera que busca el amor. La obra gira entorno a Isabelle (Juliette Binoche), quien afronta diferentes emociones relacionadas con el enamoramiento: la ilusión, el cariño, el éxtasis sexual, la tristeza, la rabia y el desengaño.

Por lo tanto, el guión se desarrolla a través de los encuentros amorosos de la protagonista, que en vez de producirle bienestar van dejando a su paso dolor y decepción. Los personajes masculinos son itinerantes, como también lo son un taxista, un consultor espiritual y dos mujeres con las que Isabelle conversa sobre su situación. Con ellas hay una comprensión desde la empatía pues hay experiencias con las que se identifican. Por el contrario, el consultor espiritual utiliza un péndulo para aconsejarla desde lo místico, dando a entender que para un hombre, las experiencias vividas por las mujeres son misteriosas.

La construcción de la protagonista incluye varios matices. Su vida profesional y su sensibilidad de artista influyen en la forma como se relaciona con la ciudad y con las demás personas. Su hija es importante para ella pero no la define como personaje. La información sobre el vínculo de madre-hija es mínima, lo que le permite a la película enfocarse en otros aspectos de la adultez en vez de dar una excesiva atención a la maternidad como fin último de la mujer.

 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *